Ultimas noticias:

Asaltaban viviendas haciéndose pasar por Guardias Civiles

Una banda cuyos integrantes se dedicaban a asaltar viviendas habitadas haciéndose pasar por guardias civiles ha sido detenida por la Policía Nacional.

Nueve personas de origen sudamericano están imputadas.

Los detenidos tenían como objetivo principal los domicilios de compatriotas sobre los que tenían información privilegiada de objetos de valor.

La mayoría de los ciudadanos que formaban esta banda eran colombianos, aunque entre ellos había un hombre español que se identificaba como miebro del Instituto Armado para no levantar sospechas.

Se hacían pasar por guardias civiles y asaltaban viviendas en Zaragoza, Toledo y Madrid.

En uno de los atracos cometieron una agresión sexual mientras en otra ocasión amenazaron a otras de las víctimas con cortarle un dedo del pie.

La desarticulación del grupo ha sido posible por las investigaciones que se iniciaron el pasado marzo de 2009 por agentes de la Policía Nacional en colaboración con la Guardia Civil. A la banda se le atribuyen al menos cinco hechos delictivos.

El operativo arrancó el 16 de marzo del pasado año cuando una mujer denunció el atraco a su vivienda del municipio de Ontigola, en Toledo. Según relató, cuando regresaba de llevar a su hijo al colegio fue abordada por estos individuos que le mostraron una falsa orden de registro dictada por el Juzgado de Instrucción Número 25 de Madrid. Tras acceder a su casa en alquiler, robaron cerca de 2.000 euros que guardaba en su interior.

Tras ello, los agentes tuvieron conocimiento de otros tres asaltos con el mismo 'modus operandi' perpetrados en Zaragoza, concretamente uno de ellos se cometió en el número 137 de Avenida del Pilón. Otro de ellos también se realizó en esta ciudad mientras que otro se hizo en el municipio zaragozano de Pinseque el pasado 16 de noviembre.

"En alguno de ellos incluso cometieron una agresión sexual a una de las moradoras de una casa en Zaragoza", señaló la Policía, que indicó que en otra ocasión llegaron a causar lesiones a otro de los residentes después de amenazarle con "cortarle un dedo del pie". Según informó, muchos de los arrestados tenían antecedentes por delitos contra el patrimonio y otros de ellos se encontraban en situación irregular en España.

PORTABAN CHALECOS REFLECTANTES Y PLACAS FALSAS

Los investigadores constataron que los nueve detenidos, disfrazados de miembros de las Fuerzas de Seguridad ataviados con chalecos reflectantes y portando falsas placas policiales, aducían que tenían orden de registrar los domicilios. De hecho, era el detenido de origen español quien se presentaba a los moradores de la casa para ganarse su confianza. "El español era el que daba la cara para crear más confianza y posteriormente entraba el grupo", explicó Fernández Gudiña.

Una vez dentro del inmueble, parte del grupo maniataba con bridas a las víctimas en una habitación y las vigilaba mientras que otra rama se dedicaba a desvalijar la vivienda incautándose de joyas, dinero y objetos de valor que encontraban a su camino. En algunas ocasiones, se hicieron con hachís, marihuana y cocaína localizada en los domicilios. "No eran asaltos rápidos, en Ontigola estuvieron más de dos horas y en Zaragoza sobre cinco horas", explicaron los investigadores, que añadieron que otra rama de la organización vigilaba el exterior de la vivienda.

En este sentido, la banda seguía técnicas "cuasi-policiales" como evidenciaban su grado de disciplina y los seguimientos que realizaban con equipos de trasmisiones e incluso llegaba a establecer relevos y turnos de trabajo para mantener los controles de forma ininterrumpida. Además, contaba con informadores que les advertían de las características de las víctimas, la mayoría eran compatriotas y algunas de ellas guardaban estupefacientes o parte de los beneficios que su tráfico habría podido generar.

PISO FRANCO EN MADRID

Después de cometer los atracos, los integrantes de la organización se ocultaban en un piso franco ubicado en el número 13 de la calle Belfast de Madrid donde planeaban nuevas acciones y repartían el botín. En aquellos momentos, vigilaba a un ciudadano colombiano residente en la localidad de Leganés (Madrid), para lo cual realizaba seguimientos sobre su vehículo y se informaba de los lugares que frecuentaba para descubrir su domicilio.

Antes de cometer el atraco en Leganés, los nueve atracadores fueron detenidos la madrugada del 31 de enero por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en su domicilio de la calle Belfast. En los dos registros efectuados en Zaragoza y en el practicado en Madrid, encontraron una gran cantidad de teléfonos móviles, junto con ordenadores portátiles, placas policiales, joyas y armas. Algunas de las armas las encontraron agentes del GOIT de la Policía Nacional en "caletas" --escondites-- que los ladrones habían practicado bajo los asientos delanteros de tres vehículos y que abrían automáticamente accionando la marcha atrás.

Según destacó el jefe de la UDYCO, la peligrosidad de estos delincuentes, a quienes los investigadores denominan 'agentes ful', es la indefensión en la que se encuentran los ciudadanos cuando son engañados por los falsos agentes. "Esta clase de hechos delictivos nos preocupa sobremanera porque puede generar cierta desconfianza de los ciudadanos en relación con las Fuerzas de Seguridad", advirtió el responsable policial quien enfatizó que, en consecuencia, intensifican su acción sobre estos grupos criminales.

Además, advirtieron que las falsas placas habían sido compradas en comercios comunes y avisaron de la facilidad de adquirir estas identificaciones en tiendas de la capital o municipios como Valdemoro. Concluyeron que este grupo tenía en su poder además una placa del Ejército y material de Correos, con lo que ahora investigan si se disfrazaban también de carteros o se habían apoderado de sus pertenencias en uno de los robos.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Zaragoza y del puesto de Villacañas (Toledo) de la Guardia Civil.

.