Ultimas noticias:

Un atracador empleó "violencia apropiada" por lo que le han rebajado la pena

Ha ocurrido en Murcia, la Audiencia Provincial rebaja la pena que se le había impuesto a un joven porque su comportamiento no fue especialmente violento, "sino el propio de quien, evidentemente, quiere intimidar para conseguir su propósito".

El joven atracó una caja de ahorros a la cual entró disfrazado y con una pistola amenazó a las empleadas con dispararles si se movían.


En la sentencia se ha anulado la condena de cinco años de cárcel que había impuesto el Juzgado de lo Penal nº2 de Murcia y en su caso ha sido sustituída por una de tres años, seis meses y un día, ya que el acusado "no tuvo un comportamiento especialmente virulento o desproporcionado".

"Su hoja histórico-penal, con una condena por estafa en la última década, no refleja una personalidad criminal de especial potencialidad criminógena", según afirma el magistral ponente Juan del olmo.

El tribunal admite que el relato de hechos probados que fijó el juez de lo Penal, según el cual el acusado entró en una sucursal de la CAM con una peluca, barba y bigotes postizos y unas gafas que desfiguraban su aspecto. La oficina se encuentra en la avenida del Progreso de Murcia.

Cuando el acusado llegó, sacó de un bolso una pistola y amenazó a las dos empleadas de la sucursal que en esos momentos se encontraban en su puesto de trabajo. Las amenazó con que si se movían las dispararía, exigiéndoles la entrega del dinero, que fueron 14.500€.

Después se marchó en su vehículo, que lo había dejado en las inmediaciones de la caja de ahorros, pero en ese momento y antes de irse también las amenazó con dispararlas si salían detrás de él.

El tribunal ha tenido en cuenta que "no se conoce si el arma era verdadera, simulada o de fogueo, ni su peso, consistencia y materiales", ya que no ha sido encontrada, por lo que ha sido otro de los motivos por el que le han rebajado la condena.

Según la Sala, no hay duda al respecto de que el acusado fuera el autor del atraco, ya que fue reconocido por las trabajadoras de la oficina por su acné, que era visible en la parte de la cara que no quedaba oculta con la barba y bigotes postizos.

.