Ultimas noticias:

Supermán no quiere ser de EEUU

En el ejemplar más reciente de "Actions Comics" y que ha creado un enorme revuelo, Supermán quiere renunciar a su ciudadanía estadounidense porque dice estar cansado de que sus acciones sean interpretadas como un instrumento de la política de Estados Unidos.

El Hombre de Acero, que cuando era niño emigró de Kriptón a la Tierra y fue adoptado por la familia Kent en Smallville, Kansas, llegó a la conclusión de que lo mejor para él es servir al mundo en general después de que lo acusaran de causar un incidente internacional al volar a Teherán en medio de una gran manifestación.

Debido a que advirtió una fuerte presencia policial y avisos del ejército de que habría consecuencias severas por el movimiento de protesta, Superman quiso que los manifestantes supieran "que no estaban solos".

La historia de nueve páginas fue escrita por David S. Goyer y dibujada por Miguel Sepulveda. En ella, Supermán se mantiene de pie en silencio durante 24 horas, le lanzan bombas molotov, lo insultan y amenazan, pero también es ovacionado y recibe rosas de simpatizantes durante la movilización.

No le disparan a Supermán hasta que la manifestación de más de un millón de personas termina de manera pacífica.

"Permanecí 24 horas en la Plaza de Azadi. No me moví ni hablé. Sólo me quedé ahí", afirma Supermán al asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, quien teme que el superhéroe se haya vuelto contrario a Washington.

Sin embargo, el gobierno de Irán se refiere al proceder de Supermán como un acto de guerra y lo acusa de actuar en representación del presidente de Estados Unidos. Por eso Supermán explica que renunciará a su ciudadanía.

"La verdad, la justicia y los valores estadounidenses, ya no son suficientes", aseguró Supermán. "El mundo es demasiado pequeño, está muy conectado".

No es la primera vez que un personaje de historieta se enfada porque lo consideren parte de la política de Estados Unidos.

En la década de 1970, el Capitán América — Steve Rogers —, de la editorial Marvel Comics, renunció a su famoso traje y escudo y adoptó la identidad de Nómada cuando comenzó a subir de tono el escándalo del Watergate.

La noticia de la decisión de Supermán suscitó críticas en blogs y foros de internet, especialmente entre sectores de la derecha política, pero la editorial D.C. Comics aseguró que no se trata de una crítica al gobierno de Estados Unidos. De hecho, asegura la editorial, el Hombre de Acero se conserva tan estadounidense como el pastel de manzana, el béisbol y la vida rural.

"Supermán es un visitante que proviene de un planeta lejano que adoptó los valores estadounidenses desde hace tiempo", dijeron el jueves en un comunicado los coeditores de DC, Jim Lee y Dan DiDio.

"Como personaje e ídolo, Supermán encarna lo mejor del ser de los estadounidenses".

Supermán, al igual que su segunda personalidad, Clark Kent, que es estadounidense, continúa "como siempre, comprometido con su país adoptivo y con sus raíces como un joven campirano de Smallville, en Kansas".

.