Ultimas noticias:

Insólito: Pesa 272 kilos y quiere alcanzar la media tonelada

Donna Simpson tiene 42 años y es madre de dos niños. Vive en el estado de Nueva Jersey y pesa 272 kilogramos.

Lo insólito de esta mujer estadounidense, es que quiere llegar a la media tonelada.

Ella se gana la vida exhibiéndose en una web para adultos y se siente muy orgullosa de sus carnes.

Donna asegura que tiene unos ingresos de entre 3.000 y 4.500 dólares al mes.

"Me siento muy cómoda con quien soy. Me gusta llevar bikini y estar en público", asegura "la mamá de la media tonelada" (como la ha bautizado la prensa estadounidense).

Donna ha hecho estas declaraciones en la cadena One News, que ha sido una de las primeras en hacer eco de esta historia.

Donna tiene novio y dos hijos de 3 y 14 años y "no tiene ningún pudor en bailar medio desnuda ante extraños", decía la cadena.

En estos días, además de a esta cadena, Donna está ofreciendo varias entrevistas para promocionarse en Estados Unidos con la excusa de tratar de superar la media tonelada de peso y ganar el título de la mujer más gorda del mundo viva.

Ella dice que sus admiradores "adoran que la barriga caiga más abajo de las rodillas" y "les vuelve locos mi celulitis".

Previo pago, se la puede ver en la web para la que trabaja comiendo, exhibiéndose en ropa interior o paseando.

También quiere ser reconocida como la mujer más gorda del mundo en dar a luz.

"Cuanto más grande sea tu trasero, más grande tienes la tripa y más sexy eres", dice Donna, que planea casarse con su novio Philippe Gouamba, de 49 años, 68 kg de peso y padre de su hija menor en Hawai.

Philippe ha dicho a la prensa que la "generosidad de sus caderas le parece muy sexy".

Por si fuera poco, Donna sufre de diabetes y asegura que con el reto y sus apariciones públicas quiere dar ánimo a otras mujeres gordas que sufren por su condición, además, rechaza las críticas de quienes la acusan de poner su vida en peligro.

"Tengo muy buena salud. Voy al médico cada tres meses", dice.

Donna no cuenta con el apoyo de sus hijos, porque no les gusta la idea de tener una madre que no pueda andar varios metros seguidos y que necesita atenciones especiales para cualquier cosa que quiera hacer.

.