Ultimas noticias:

Tenía que oficiar un funeral y ofició... puñetazos

El cura, de 46 años y natura de Burkina Faso, tenía que oficiar un funeral pero nunca lo hizo.

Llegó tarde y borracho a la Iglesia de Saint-Jean - Muret - Francia.

Casi a las 9 de la mañana del martes, el cura llega a la iglesia visiblemente borracho. Los familiares de la difunta al ver el estado del párroco decidieron que no oficiara el funeral, pero el cura insistió.

"Titubeaba y no podía apenas hablar. Insistió en celebrar el oficio, pero nosotros nos opusimos".

Iba tan borracho, que no se le entendía nada. Los mismos empleados de la funeraria tuvieron que interrumpir el sermón y solicitar al párroco que se disculpase ante los familiares. Pero el cura se negó y reaccionó violentamente, momento en el que le dio un puñetazo a un amigo hijo de la difunta.

Los gendarmes comprobaron el estado ebrio del párroco y se lo llevaron detenido.

Otro religioso se encargó de finalizar el oficio del funeral.

El arzobispado está "consternado" por los hechos y pide perdón a la familia y a la comunidad de Muret. Asegura que tomará medidas contra el párroco para que "se pueda liberar de su adicción al alcohol".

.