Ultimas noticias:

Primeras lesbianas reconocidas como "padres"

Por primera vez, dos lesbianas británicas han sido reconocidas como padres legales en el certificado de nacimiento de su hija, que ha sido concebida gracias al esperma de un donante anónimo.

En el certificado de la niña, que se llama Lily-May Betty Woods, figura en la asilla de madre Natalie Woods, de 38 años y en la casilla de padre aparece, Betty Knowles, de 47 años.

Es la primera vez en la historia del Reino Unido que aparece en la casilla padre, el nombre de una mujer.

En la casilla de Betty Knowles sin embargo, en lugar de lo habitual que sería "father"(padre en inglés) se utiliza la palabra "parent", término que se refiere a la figura paterna sin especificar el sexo.

Del padre biológico o "donante", como prefiere llamarlo la pareja, no hay ninguna referencia a su nombre.

La Ley de Fertilización y Embriología Humana, se aprobó en 2008 y gracias a ella, ha podido aparecer en el apartado reservado para padre biológico una mujer. Los certificados de nacimiento comenzaron hace 170 años en el Reino Unido.

Esta Ley fue aprobada pese a la oposición de grupos cristianos y defensores de la familia tradicional. En ella se permite que en el certificado de nacimiento de todos los bebés de parejas homosexuales nacidos por fecundación in vitro después del 1 de abril de 2009, se emplee la fórmula "mother" y "parent".

Al ir a registrar a su bebé en Brighton, en el mismo registro les dijeron que eran las primeras en ampararse a esta nueva legislación.

La dos mujeres se sienten orgullosas y contentas de haber "hecho historia" y que por eso han querido hacer público este acontecimiento.

Ahora están intentando tener otro hijo y dícen que cuando la niña crezca le pedirán que llame "mamá" a Woods y "mamá B" a Knowles.

El nacimiento de Lily-May tampoco fue el tradicional, nació el pasado 31 de marzo en la piscina de la terraza de la pareja, que llevan 15 años juntas y que esperan contraer matrimonio civil en un futuro próximo.

Se gastaron unos 7.500 euros en el tratamiento de fecundación in vitro porque el Sistema Nacional británico no lo cubre en el caso de parejas del mismo sexo.

.