Ultimas noticias:

Apareció en su entierro vivo y borracho

Un hombre brasileño de 59 años había sido dado por muerto en un accidente de tráfico.

En realidad Ademir Jorge Gonçalves estaba de parranda.

El albañil iba a ser enterrado en Platina - Paraná. Supuestamente había sufrido un accidente de coche la noche anterior, incluso sus familiares reconocieron el cadáver del hombre que en realidad había fallecido y que no era él.

Rosa María Sampaio, sobrina de Ademir, dijo que su tío "paso toda la noche bebiendo cachaça (aguardiente de caña) con sus amigos".

Un amigo suyo escuchó la noticia por la radio a la mañana siguiente y avisó a Ademir de que sus familiares iban a enterrar a un hombre que creían que era él, así que acudió al cementerio a toda prisa para evitarlo.

Cuando llegó a su propio funeral dejó a todo el cortejo fúnebre boquiabierto y seguramente más de uno salió corriendo.

El gerente de la funeraria, Natanael Honorato, ha dicho que los familiares tuvieron dudas al reconocer el cadáver, pero que una de sus tías y cuatro amigos lo confirmaron.

"¿Cómo iba a imaginar que el cuerpo no era de la víctima? Si la propia familia, que conocía al sujeto, reconoció el cuerpo", afirmó el gerente de la funeraria.

Ademir recuperó su vida pero perdió algo, el dueño del apartamento en el que vivía, que era uno de los amigos que reconoció su cadáver, quemó toda sus ropas y el colchón donde dormía.

.