Ultimas noticias:

Ladrones... Tontos muy tontos

Desde luego que hay que ser tonto para intentar ser irreconocible de estas formas tan infantiles.

Matthew Allan, de 23 años y Joey Lee, de 20 años, entraron en una vivienda de Carroll - Illinois - EE.UU., para robar y se les ocurrió la fantástica idea de pintarse las caras con rotulador permanente porque pensaron que así nadie les reconocería, pero no fue así, la policía los pudo detener rápidamente y encima, no se pudieron quitar el rotulador de la cara en muchos días.

Uno con muy pocas luces fue el que se le ocurrió a un ladrón de California que se untó la cara con masa de galletas. Aunque seguramente iba chupándose todo el tiempo tan dulce disfraz.. ¿cómo se le ocurrió utilizar ese disfraz en un túnel de lavado? no hace falta imaginar lo que allí pasó. Al igual que otro ladrón de estampilla que quiso robar en un restaurante de Los Ángeles con la cara cubierta de chocolate. Aunque consiguió el botín, fue identificado fácilmente por su goloso disfraz.

Para acompañar en estupidez al de las galletas y el chocolate está el de la leche. Se llama Marty Simpson y es de Georgia - EE.UU., se colocó una caja de botellas de leche sobre su cabeza para ¿ocultarse?. Por supuesto fue identificado y detenido.

Un joven de Ashland - kentucky - EE.UU., se puso cinta adhesiva por toda su cabeza a modo de momia moderna, el caso es que su intento de robo en una licorería le salió un poco mal. Las personas que habían en la tienda se abalanzaron sobre él para retenerlo hasta que llegara la policía. Lo más frustrante de este tipo y vergonzoso fueron los gritos que dio cuando la policía le tuvo que despegar toda esa cinta adhesiva.

Otra perla fue la de un hombre que se quiso convertir en un "árbol humano" para asaltar bancos en Manchester - New Hampshire. Se cubrió los dedos con cinta adhesiva para no dejar sus huellas digitales y también se puso por todo el cuerpo ramas y hojas para cubrirse, incluyendo su rostro. Evidentemente, fue detenido.

Y para finalizar con algunos de los ladrones más tontos pondremos a Aston Barth. Quiso hacerse pasar por una mujer y en parte lo hizo bien. Se puso ropa de su madre, con un buen maquillaje y una peluca de pelo natural. Así se fue a un banco en Nueva York, enteramente parecía una mujer pero algo lo delató, el muy tonto se dejó el bigote.

.