Ultimas noticias:

Los parados "se venden" como mascotas

Al menos dos de ellos. En la Feria de Teatro en la Calle de Tàrrega - Lleida, dos de los actores han hecho un montaje sarcástico vendiéndose como mascotas.

Como fondo de telón la crisis y el desempleo y todo ello en un escaparate de uno de los establecimientos. Con este montaje tan atípico pretende criticar el mundo mercantil a la vez.

Los transeúntes se quedan un poco atónitos cuando tras el cristal de la tienda, dos jóvenes parados, un hombre y una mujer, sostienen unas pancartas que dicen: "¿Quieres una mascota? Nuevo plan del Gobierno: Compra un parado", todo ello con un semblante cierto y algo de desgana.

Se oye música. Los desempleados aspirantes a animal de compañía proceden a mostrar sus habilidades y ejecutan "el nivel de entretenimiento 1", consistente en una especie de baile con poca gracia y bastante descoordinación.

La inverosímil danza parece que no acaba de convencer a los compradores, por lo que vuelve a sonar la música, esta vez charlestón, y los parados, ataviados ahora con un vestido de lentejuelas rojo y guantes y diadema del mismo color, retoman los pasos de baile, esta vez algo parecido al cabaret, esforzándose en esbozar una leve sonrisa en sus tristes caras.

Cada vez más transeúntes se detienen frente al establecimiento para ver "el nivel 2" de entretenimiento de este inédito espectáculo.

Tras varios minutos de charlestón, llega el momento de la demostración del tercer y último nivel de entretenimiento. Los desempleados se vuelven a cambiar. Esta vez se enfundan un disfraz de conejo y empiezan a bailar al ritmo de "reggaeton". O algo parecido.

Ahora sí, los parados bailan con ritmo y simpatía. Es su última oportunidad para embaucar al público y lograr que alguien les adopte como animal de compañía.

En la calle, el público infantil se muestra fascinado con estos simpáticos y grandes conejos. Saltan y ríen con ellos. Pero el tiempo de demostración acaba y, poco a poco, el público se dispersa. Los parados se quitan el disfraz de roedor. Nadie entra a la tienda a comprarlos.

.