Ultimas noticias:

No se inmoló porque se le olvidaron las cerillas

Una joven taiwanesa roció su cuerpo con gasolina frente a un edificio emblemático de Taipei, pero a la hora de prenderse, se dio cuenta de que no se había llevado cerillas, mechero ni nada con lo que pudiera prenderse, según han informado las cadenas locales de televisión.

Ni corta ni perezosa, toda mojada de gasolina se fue a un estacionamiento de automóviles y le pidió fuego a un guardia, que sospechó al ver su aspecto y llamó a la policía.

Enseguida acudió la policía y la mujer fue detenida.

Se quería suicidar porque su novio la había abandonado, después su familia fue a recogerla a la comisaría.

Dícen que en Taiwan la gente cree que el suicidio puede ser una venganza contra las parejas que deciden romper las relaciones porque se crea un sentimiento de culpabilidad y miedo a las apariciones del espíritu del difunto.

.