Ultimas noticias:

Los calabozos huelen a incienso

El pasado martes por la tarde, en los calabozos de los juzgados de Vía Alemania en Palma de Mallorca, desprendían un olor intenso a incienso.

No fue por la Semana Santa, era un detenido que había defecado en una celda y el hedor era insoportable. por lo que los policías tuvieron que recurrir al incienso para escampar y combatir el tufo que el tipo había metido.

Todo lo causó Andrés, arrestado días antes por atropellar a un menor de 17 años en las cercanías de la calle Aragón.

El detenido además de hacer sus necesidades en los calabozos en dos ocasiones, escupió a los fotógrafos y se derrumbó ante la jueza que le tomaba declaración.

Dijo que recordaba "al cien por cien" que era él quien conducía el coche robado pero también dijo que no se percató de la presencia de ningún peatón. Se excusó diciendo que iba muy drogado porque había tomado pastillas, cocaína y heroína. Añadió que era adicto a la heroína desde los 11 años. Finalmente y como es lógico, acabó en prisión.

.